Marca personal en la era digital. La historia es otro cuento.

Marca personal en la era digital. La historia es otro cuento.

Una marca es la construcción de un símbolo o conjunto de símbolos gráficos y verbales cuyo objetivo es diferenciarse del mercado y en la mente del consumidor que se identifica con ella; por otro lado, la identidad digital es el conjunto de rasgos propios y adquiridos que caracterizan a un individuo o colectivo en un medio de transmisión digital. La verificación de estos rasgos es lo que nos permite determinar que un individuo es quien dice ser.

Es decir, nos tomamos en serio, el hecho de construir nuestra marca personal, la diseñamos sobre la base de quienes somos y quien queremos ser; pero en esta era digital, una cosa es lo que decimos ser y otra cosa es lo que publican de nosotros. Aquí sumamos otra variable: la reputación digital, que viene siendo lo que la gente piensa, opina, considera o valora de alguien. Es el prestigio o la estima que se tiene acerca de una marca, organización o persona. Sólo que ese prestigio o estima, se vuelve viral y puede inclusive, construirse sobre una información errónea de la marca.

En resumen, en tiempos donde le creemos más a las publicaciones en Facebook, que a una conversación cara a cara, si te equivocas en el posicionamiento de tu marca personal, ese error, lo vas a recordar por mucho tiempo y lo verán, muchas personas, en cualquier parte del mundo.

¿Pero cómo garantizar una reputación digital positiva de mi marca?

Es un trabajo que debe ser coherente, constante y continuo, donde la planeación, el control y la evaluación de los resultados, son unas tareas estratégicas, que no deben faltar en el proceso de posicionamiento de tu marca.

Eres una empresa y como tal debes definirte: tienes una misión (lo que soy), una visión (lo que quiero ser), unos valores (principios de vida), una propuesta de valor que me hace único y un plan de acción, que me traza el camino hacia el posicionamiento deseado.

 

¿Qué más necesito?

Una identidad llamativa y un mensaje claro. Si, así como cuando construyes el logo de tu marca y defines las palabras claves de tu sitio web, así debes hacerlo para tu marca personal.

Cada vez más cerca de tú marca ideal: así que es el momento de un autodiagnóstico. ¿Quién eres?, ¿Qué te gusta y que no?, tus fortalezas, debilidades, tus pasiones y tus temores. Una marca personal se construye en base a las ventajas competitivas que somos capaces de ofrecer frente al resto. Pero esto solo se logra si conocemos todos los detalles de ese quién soy, una radiografía de nuestra esencia.

Llega el turno de mirar hacia afuera, de saber que dicen y que piensan de nosotros. ¿Es coherente con lo que he construido? Una marca personal existe porque está en la mente de alguien, y para que esto suceda, tiene que ser visible ante los demás. Vamos a buscarnos en google, en linked in, Facebook, en todas las plataformas digitales, por donde puede hacer presencia nuestra marca.

El valor de la marca está en los seguidores que la otorgan credibilidad y confianza y la fuerza de una marca está en su capacidad para crear cosas y que los demás las acepten; por tal motivo, debes generar un plan de contenidos: en qué plataformas digitales vas a hacer presencia, que mensaje vas a transmitir. Vas a gestionar comunidad, a conversar, a conocerlos, en resumen: vas a enamorarlos de tu marca.

NNos guste o no, en esta era de la información: como te ven, como te leen, te condiciona. Nuestra marca, nos afecta y a todo lo que hacemos. Así que construirla, más que una opción, es una obligación. Quizás nosotros no hablemos de nosotros mismos, pero hay otras personas, dispuestos a hablar por nosotros, ¿algo bueno?, ¿algo malo?, pueden ser ambos, pero esto no sería importante, si somos nosotros los emisores del mensaje y si la historia que estamos contando, es más fuerte y mejor.

Así que, en resumen, construye tu marca, pero asegúrate de contar muy bien la historia, en los canales adecuados y al público deseado.

 

Maria Teresa Betancur Echavarría
Gerente General
Somos Otro Cuento
Correo electrónico: somosotrocuento@gmail.com